NUESTRO OBJETIVO

La finalidad del grupo es la de buscar formas para mejorar nuestra calidad de vida a través del conocimiento y el aprendizaje. El grupo apuesta por la práctica de actividades que fomenten el Envejecimiento Activo y para ello trataremos temas relacionados con la salud, la seguridad y la participación solidaria. Entre ellos, la actividad física, mental y espiritual ó artística, el mantenimiento de la autonomía personal, las relaciones sociales, las actividades de ocio y esparcimiento, la búsqueda de nuevas experiencias y el dedicarnos a todo aquello que nos guste, compartiremos entre todos nuestras opiniones, reflexiones y sugerencias, al respecto.

Nos proponemos tratar en este blog un tema mensual acorde con el interés general reflejado en nuestro FORO : Blogueros Mayores .

domingo, 3 de septiembre de 2017

"Si los abuelos de este país se declarasen en huelga se paralizaba el país"

Desde que me jubilé siempre ha estado en mi la preocupación sobre el futuro de las personas mayores no solamente por mi propio interés sino también por lo que supone socialmente para la economía y el progreso de la sociedad.
Acabo de leer un artículo del profesor Cándido Marquesán Millán en el que pone de manifiesto los aspectos más importantes de la realidad de las personas mayores y sobre todo aquello que los políticos no cuentan sobre la importante colaboración de los mismos a las familias y su aportación al Producto Interior Bruto que no se contabiliza y que tanto llevan en la boca los economistas.
Este es el artículo completo del Profesor Cándido Marquesán  
Los medios de comunicación y los políticos nos dicen que España tiene un grave problema: el envejecimiento de su población. Es cierto tal hecho demográfico. Según el Instituto Nacional de Estadística, la esperanza de vida en 2015 llegó a 82,7 años, siendo de 80,3 en 2005. En los hombres 79,9 y en las mujeres 85,4. La población mayor de 65 asciende a casi 8,7 millones a 1 de enero de 2016; de estos 8,3 españoles y unos 350.000 extranjeros. Cara el futuro la esperanza de vida seguirá incrementándose, y alcanzará en 2031 los 83,2 en los varones y los 87,7 en las mujeres. En 2065, de mantenerse la tendencia, la esperanza de vida podría alcanzar los 88,6 en los varones y 91,6 en las mujeres.
Tal incremento de la esperanza de vida supone que los españoles vivimos cada vez más, lo que entiendo es bueno. Lo malo sería que viviéramos cada vez menos. No obstante, a algunos parece que no les importa, como dijo un alto dignatario japonés: ¿por qué no se mueren los viejos? Los políticos, periodistas, economistas y académicos, cuando hablan del problema del envejecimiento de la población española lo relacionan con el mantenimiento de las pensiones públicas, ya que cada vez habrá menos trabajadores y con sueldos más bajos, por lo que se reducirán las cotizaciones. Y al repetirlo de una manera machacona, con aviesas intenciones “Este mes ha habido que sacar no “sé cuantos millones del Fondo de Reserva de la Seguridad Social para pagar la extra” o “Para la próxima ya no hay suficiente”, va calando en la sociedad española la idea de que los jubilados están poniendo en quiebra las finanzas del Estado, de que están “robando” al Estado porque tienen la manía de querer cobrar la pensión, algo que asumen muchos jubilados y cada vez más sectores de la sociedad. ¿Por qué no publican todos los meses los costos en rescates de autopistas, en armamento o en la corrupción? Es una práctica del sistema neoliberal, el enfrentar a diferentes sectores de la sociedad: al parado con el inmigrante porque le “quitan” el puesto de trabajo, a los jóvenes con esos sueldos miserables con los jubilados porque tienen una pensión “asegurada”, por cierto, para casi 5 millones de ellos, su pensión es inferior al salario mínimo interprofesional (SMI), es decir, menos de los 707,6 euros.
Malos tiempos en los que hay que demostrar y defender lo obvio. Los jubilados actuales cobran una pensión, porque a lo largo de su vida laboral han hecho sus cotizaciones, las establecidas por ley cara a una futura jubilación, de acuerdo con un sistema de reparto. Por tanto, no es un privilegio es un derecho. Con las cotizaciones de los trabajadores actuales se pagan las pensiones de hoy. Con las de los pensionistas actuales, cuando trabajaban se sostuvieron las pensiones pasadas. Esto es así, y se sustenta en una solidaridad intergeneracional. Esto es lo que hace una sociedad grande. Ni que decir tiene que esa solidaridad se está fracturando con sus secuelas gravísimas.
Por otra parte, hay otra obviedad desapercibida para muchos no sé si despistados o malintencionados. Los jubilados pagan sus impuestos como los demás ciudadanos: IVA, sucesiones, el IRPF de su pensión. Sobre este impuesto merece la pena detenerse. 1.- La pensión no es un rendimiento del trabajo. 2.- Las pensiones actuales se fueron generando durante la vida laboral que con el cobro de los salarios fueron sometidas ya al I.R.P.F. Es decir, ya tributaron por el impuesto. 3.- Por lo tanto, al ser sometidas en la actualidad al I.R.P.F. están siendo gravadas nuevamente por el mismo impuesto, cayendo claramente en la figura de "doble imposición", que se debe corregir haciendo que la pensión quede excluida del I.R.P.F. 4.- La pensión podría tener cabida como rendimiento de capital mobiliario, con una fiscalidad mucho menor y que va disminuyendo progresivamente con la edad del jubilado.
Y hay otra obviedad. Ahora es el momento de hablar de esos trabajos invisibles de los abuelos. Muchos jubilados, no están pasivos. No se limitan a sacar al perro, a ir a comprar el pan, o tumbarse en el sofá a ver la caja tonta. Llevan a cabo labores muy importantes. Una de ellas, el cuidado de sus nietos, y a veces a sus padres mayores. En España, un 55% de los abuelos cuidan de sus nietos regularmente, y el 30% diariamente.

domingo, 6 de agosto de 2017

Envejecimiento auténtico


Caminando voy por la vida y a veces hasta tropiezo pero resisto me levanto miro al cielo y continúo  para no sentir la tierra que me ensucia y me corrompe.Siempre andaré con la soltura que el tiempo vaya dejando y no cesaré en el desafío que la vida vaya echando para volver a empezar y conocer lo que ignoro.

"Cuando sea vieja,vestiré de morado,
con un sombrero rojo que ni haga juego,
ni me quede bien,
y me gastaré el dinero de mi jubilación 
en coñac y guantes de verano,
y sandalias de raso.
Y diré que no hay dinero para mantequilla.
Me sentaré en el pavimento 
cuando este cansada
y devoraré muestras de las tiendas
y oprimiré los botones de alarma
y rasparé con mi bastón los barandales de las calles.
Y compensar la austeridad de mi lejana juventud.
Saldré a caminar bajo la lluvia en zapatillas, y arrancaré flores de jardines ajenos
y aprenderé a escupir...
Pero, tal vez debiera practicar un poco todo eso desde ahora.
Así la gente que me conoce no se asombrará,
ni se ecandalizará al ver que, de pronto,
soy vieja y me empiezo a vestir de morado."

JennyJoseph(USA)



jueves, 6 de julio de 2017

Anochece. Miro al cielo pienso y me pregunto.


Anochece. Desde mi jardín miro al cielo pienso y me pregunto.
No entiendo nada.

 Francisco de Quevedo en el siglo XVII escribía un soneto clarividente que recorría la vida y contemplaba el anochecer.
El, si entendía.


Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes, ya desmoronados,
de la carrera de la edad cansados,
por quien caduca ya su valentía.

Salíme al campo, vi que el sol bebía
los arroyos del hielo desatados;
y del monte quejosos los ganados,
que con sombras hurtó la luz al día.

Entré en mi casa: vi que amancillada
de anciana habitación era despojos;
mi báculo más corvo, y menos fuerte.

Vencida de la edad sentí mi espada,
y no hallé cosa en qué poner los ojos
que no fuese recuerdo de la muerte.


domingo, 25 de junio de 2017

La música y su agradable compañía


El mes pasado me invitaron a una fiesta en homenaje a un familiar que se jubilaba y me dijeron que les gustaría que les ofreciera algunas de las canciones que había aprendido a tocar con la guitarra. Les hice ver que yo solo era un aprendiz de la música que mis conocimientos eran de principiante ya que cuando me inicié en ello fue después de haber recorrido un largo camino desde mi temprana jubilación, motivada por ese fenómeno que nos trae de cabeza a todos que le llaman globalización, el caso es que después de haber dedicado dos años al estudio de la Gerontología y de la problemática de las residencias participando en charlas y actividades en Centros de mayores me introduje en el mundo de la literatura, el arte y la pintura habiendo realizado más de 40 óleos y otras tantas acuarelas y como mi mente es inquieta y apasionada dejé la pintura y me apunté en la Escuela de música de mi pueblo. Comencé con 60 años a aprender solfeo y a introducirme en la practica de la guitarra clásica. Cuando quise darme cuenta descubrí la música como lenguaje integrador que enriquece nuestro cerebro, forma parte de nuestra naturaleza y también valoré la dedicación y profesionalidad de los músicos aspecto muy poco considerado en nuestras instituciones (por cierto la Escuela de música la cerraron con la excusa de los recortes). No obstante sigo adelante con mi aprendizaje en una orquesta de guitarras dirigida por uno de los profesores que quedaron en el paro. Tocar un instrumento musical y hacerlo de la mejor manera llegando a cada nota en el momento adecuado es más difícil de lo que yo había imaginado ya que requiere mucha constancia y dedicación aunque ahora a los 70 años he llegado a interpretar alguna que otra partitura e incluso a veces llego a tiempo a las corcheas y a las negras con puntillo lo que me produce una gran satisfacción y me anima a seguir aprendiendo.

El caso es que he dejado atrás el motivo por el que empecé este relato pero ahora mismo vuelvo a él. Me tomé en serio el ofrecimiento para participar en el homenaje con mi guitarra y comencé a preparar dos obras que hacía tiempo venía practicando una era  la “La lágrima” de Francisco Tárrega y la otra “El Vito” de García Lorca adaptación de José de Azpiazu y por fin llegó el día de la fiesta. Salí al escenario y me dirigí a todos las familias del pueblo que habían sido invitadas: padres, madres, abuelos, nietos todos muy contentos sobre todo porque las bebidas y los postres habían colaborado sobradamente a ello. Después de presentar las obras, como conocedor de su nueva situación me dirigí al nuevo jubilado dándole la enhorabuena y haciéndole ver que la vida continúa y que lo que quiera hacer con ella dependerá de sus gustos y proyectos motivadores y sin más me senté cogí la guitarra, me acercaron el micrófono, afiné las cuerdas y empecé con “Lagrima” al poco tiempo y después de los primeros acordes me ví rodeado de los niños que por allí correteaban tal fue mi asombro y desconcierto que pensé que lo mejor era cambiar las melodías previstas y decidí tocar “La chata Merengüela” y la “Canción de la abuela vihuela”.

Los niños se quedaron muy contentos y yo también.

sábado, 27 de mayo de 2017

Debate intergeneracional sobre violencia de genero.Protagonistas las personas mayores del Centro de Día para Mayores "Isidro Rodriguez Castro de Santa Cruz de Tenerife"




Cuando mi amigo Josep Vilageliu director de cine y autor del cortometraje DUETO sobre violencia de genero me comentó la posibilidad de darlo a conocer en un Centro de Mayores inmediatamente pensé en la oportunidad de que fueran las personas mayores las que protagonizaran una jornada abierta a la colaboración ciudadana sobre un tema en el que desgraciadamente cada vez está más presente en los problemas del día a día y requiere urgente soluciones por parte de todos.

Era muy importante que después de la proyección del cortometraje se abriera un debate intergeneracional para lo cual contábamos con los jóvenes alumnos del Centro Integrado de Formación Profesional Los Gladiolos. Una vez que trasladamos la idea a la Junta Directiva y a la Directora del Centro de Día para Mayores y obtuvimos su aprobación nos pusimos en marcha y el encuentro afortunadamente tuvo lugar el pasado día 25 de mayo.

El objetivo que pretende conseguir la emisión del cortometraje en palabras de su director Josep Vilageliu es el siguiente : “ Un cortometraje, como una novela o una obra de teatro, son parte de la cultura de un país. Su proyección pertenece a la esferas de lo social, pues permite su disfrute como tal objeto cultural, pero también facilita la comunicación entre cada espectador y la obra en sí y entre las personas que han acudido al acto. En este caso y dadas las características de este cortometraje, espero que suscite preguntas y plantee en cada espectador una nueva forma de encarar el problema de la violencia. Es un corto que no pretende dar soluciones, sino quizás plantear nuevos interrogantes”.

Cuando escribo estas palabras me retraigo al momento en el que me llenaba de satisfacción cuando como moderador del debate vivía la situación del gran  interés que en el mismo se mostraba así como el aplauso a la calidad del cortometraje y sus protagonistas.

Tanto las intervenciones de las personas mayores como las de los jóvenes ponían de manifiesto y coincidían en  la necesidad de incorporar en los colegios una asignatura que tratara sobre los valores de la educación y el respeto en la convivencia como principio fundamental para encontrar soluciones a la violencia de género que complemente los valores inculcados en la familia y por otra parte contar con el compromiso de los responsables de las instituciones correspondientes.

lunes, 24 de abril de 2017

El tiempo que pasa con el destino a las espaldas


Sí,es verdad el tiempo pasa con el destino a nuestras espaldas y a veces es conveniente echar la vista atrás para hacer balance de nuestro quehacer pasado que seguro nos hará reflexionar y ayudar a aligerar nuestra carga haciéndola más llevadera.A propósito hoy quiero compartir con vosotros este microrrelato realizado sobre los treinta años que hace desde mi llegada a Tenerife.

Era domingo.Me acerqué al Puerto de la Cruz.Allí un dibujante callejero me hizo una caricatura en la que junto a una dedicatoria con sus buenos deseos figuraba una enigmática araña.

Tres días y el destino
Después de 40 años de cargada singladura, con escuela, labor y siembra un día del mes de abril decidí cambiar el rumbo de mi vida engañándole al destino.
Ayer. Fue en el año 1987 cuando desde Madrid inicié la travesía para llegar a Tenerife desde donde vislumbré el escarpado horizonte y encontré la araña que comenzó a tejer el enredo que tenía por delante.
Hoy. Han pasado treinta años después de salvar encrucijadas que por el camino surgieron.
En la extendida red que el tiempo fue elaborando atrapados quedaron, el trabajo, el esfuerzo, el coraje, aquellos dulces amores, las lágrimas del querer, los zarpazos de la vida, los rasguños en la piel y las heridas en flor. A pesar de los pesares con la pasión encendida a Dios seguir rogando y con las fuerzas que me queden siempre estaré buscando las ilusiones perdidas.
Mañana. Miraré con sosiego la cercana lejanía, me moveré sin reparo y guardaré en la maleta lo que realmente importe para llegar al final del seducido destino.


domingo, 16 de abril de 2017

Treinta años en tierras canarias

Treinta años en tierras canarias
Al principio de mi envejecimiento activo me inicié en la alfarería, algunas obras las guardo y comparto con cariño. El contacto con el barro me trasladó a los orígenes.
Cuando modelé a Tara y le iba dando forma contemplaba el paso de la vida y soñé con los ancestros. 

martes, 21 de marzo de 2017

El hacer nuestro de cada día


Aunque las ramas se caigan siempre quedarán los árboles para que las ideas vuelvan  a brotar.

Acabo de leer un artículo que habla sobre las posibilidades y las estrategias que hay que poner en marcha para estimular al artista que todos llevamos dentro.
Al despertarnos cada mañana comenzamos de nuevo a vivir con nuestro hacer por delante, la inventiva y todo aquello que se nos ocurra que marcarán los nuevos objetivos por desarrollar. Para ello necesitamos observar lo que pasa a nuestro lado y estar al corriente de que ocurre alrededor del mundo, interesándonos en lo que pasa fuera de nosotros, mirar y fijarnos en lo que vemos. Aceptar lo que vemos y no tratar de cambiarlo. Ser honesto en expresar las emociones. Juega, imita, improvisa, pinta, canta, escribe lo que se te ocurra aunque te parezca una tontería seguro que no lo es. Nunca olvides que estás vivo porque piensas, estás activo y no paras de hacer.
Todo esto me gusta porque acierta en lo que dice y yo puedo contar mi corta experiencia con el mundo del arte ya que empezó con mi jubilación a partir de la cual salí a la luz de la vida, de la imaginación y el sentimiento en todas sus versiones, pintura , artesanía, música, literatura y siempre abierto a la participación con la curiosidad e inquietud que llevo dentro, tal vez me ayude el atrevimiento y la osadía a practicar todo aquello que me gusta y me emociona sobre todo a rodearme de personas interesantes como las que participan en este grupo de Nosotros Mayores que forman parte de este mundo globalizado que nos ha tocado vivir y al que aportamos toda nuestra experiencia y pasión mientras la curiosidad continúe al lado de nosotros.



sábado, 11 de febrero de 2017

Mi caballo de cartón


Sigo el camino adelante y cada vez tengo más cerca el caballo de cartón que en sueños se aparece para contarme la historia del niño que llevo dentro.

Si yo siempre voy contigo a donde quiera que vas porqué me dejaste sólo cuando empezaste a volar. Si mis ilusiones son las tuyas y las echaste a perder.
Si los días me acarician, el tiempo lo desconozco, los quehaceres no me importan. Porqué el ayer te distrae, el mañana te preocupa y dejas pasar la vida hasta que el viejo te encuentre.
A pesar de lo que llevas a cuestas por el camino empedrado, eres el niño que fuiste y amas la verdad de lo que tu has querido ser.
Sin resignación sigue tus pasos que yo seguiré en tu aventura llevándote de la mano, hasta el día que te acerques subiremos a la nube y los dos encontraremos las ilusiones perdidas.


jueves, 19 de enero de 2017

El sexo siempre viene con nosotros


El sexo siempre viene con nosotros
 El otro día me acerqué a la librería de un centro comercial cerca de casa y en lo primero que me fijé fue en los encantos de la librera, no cabe duda de que el sexo siempre viene con nosotros, no hay forma de dejarlo en casa.

Llevo más de quince años desde que me jubilaron dedicado al conocimiento y práctica del mundo del arte en toda su extensión pero en particular al arte de vivir de las personas mayores a través de estudios gerontológicos, escribiendo artículos, dando charlas en Centros Ciudadanos y participando en distintas ONG,s.

En estos momentos estoy leyendo el libro de Valentín Fuster y Josep Corbella que trata de la Ciencia de la Larga Vida, son distintos capítulos todos muy interesantes que ofrecen una visión integral sobre el paso de los años con datos contrastados y comentados por el eminente Doctor Valentín Fuster.

El libro que merece la pena leerse está lleno de reflexiones y recomendaciones para disfrutar de una larga vida.
De los 21 capítulos que se desarrollan de forma amena y concienzuda yo como soy un “viejo verde” sólo me detendré en comentar aspectos del capitulo 16 cuyo titulo es El sexo no tiene edad y trata de cómo mantener una vida sexual activa pese a los prejuicios y los cambios fisiológicos.

Lo de “viejo verde” lo digo porque es uno de tantos prejuicios que circulan de forma ridícula en una sociedad ignorante. Muchos hombres y mujeres creen que en la vejez se pierde el interés por el sexo y que la actividad sexual puede perjudicar su salud cuando como veremos más adelante la sexualidad fortalece la salud física y psíquica junto con el ejercicio físico y una comida sana . Los mayores tienen deseos y necesidades sexuales al igual que los jóvenes y los adultos. Los ancianos sexualmente activos no necesitan tantos medicamentos ni tantos antidepresivos.

En el mencionado capítulo se reconoce que lo del sexo en los mayores no se pregunta. Es como si no existiera y claro que existe y es un componente importante del bienestar. Sobre todo para los hombres, pero también para muchas mujeres. Esto refrendado por los datos. Hay pocos pero los pocos que hay transmiten un mensaje claro: si se mantiene una salud aceptable, el interés y la capacidad sexual no tienen que desaparecer con la edad.

En España, en una encuesta realizada en 2015, un 34 por ciento de las personas mayores de sesenta y cinco años (es decir, una de cada tres personas) dijo haber tenido relaciones sexuales en pareja el último mes. De ellas, la mitad las había tenido en la última semana. En Estados Unidos, según datos de 2010, alrededor de un 25 por ciento de los hombres y mujerea (una de cada cuatro personas) seguían estando sexualmente activos después de cumplir ochenta años.

Discrepancias en la relación de pareja, aspectos psicológicos pueden perjudicar la sexualidad así como también factores fisiológicos. El más común en hombres, aunque no el más grave, es el descenso progresivo de las testosterona con la edad, que se asocia con un declive de la actividad sexual, del rendimiento físico y de la sensación de vitalidad. En la actualidad hay estudios muy avanzados sobre los primero resultados sobre la eficacia de el tratamiento de los suplementos de testosterona.

Dependerá de cada uno la forma de enfocar su situación particular aunque no hay que dejarse engañar por los prejuicios de la edad. Hay personas que son perfectamente felices sin actividad sexual, lo cual está muy bien. Peros hay otras muchas para quienes el sexo sigue siendo importante a todas las edades. No hay ningún motivo para que deban renunciar sólo porque el resto del mundo lo ignora o lo desaprueba y aún no ha asumido que la sexualidad en personas mayores es algo perfectamente normal